La única clave que lo llevará a mejorar el rendimiento de su caballo

La única clave que lo llevará a mejorar el rendimiento de su caballo

01:48 22 May in Uncategorized

La única clave que lo llevará a mejorar el rendimiento de su caballo

Si usted quiere mejorar el rendimiento de su caballo hay un único dato que debe conocer

Cuando hablamos de rendimiento de caballos deportivos, deberíamos aclarar la disciplina a la que nos referimos para hacer alusión a las variables que medimos. Por ejemplo: velocidad en caballos de carrera, resistencia en caballos de endurance, capacidad de reacción en caballos de polo, técnica en caballos de salto, etc.

También sabemos que para ganar competencias no sólo se mide una variable sino que todas influyen en el resultado.

El sistema de entrenamiento también varía según la disciplina para conseguir esos resultados. Y si hablamos de regiones, el entrenamiento europeo y el americano son diferentes. Pero qué es lo que une a todos?

Para conocer la respuesta, lo invito a pensar si usted fuera un entrenador de  caballos pero de una disciplina totalmente distinta a la que conoce. Imagínese que compra o le asignan un caballo y debe comenzar a entrenarlo. Qué es lo primero que haría?

Lo prueba en acción? Es decir, lo hace competir y ve el resultado? O le pide que corra o que salte o que trote o que juegue? Y si el caballo respondió bien? Cómo sigue el entrenamiento? Le pide más? Y si el caballo dio todo lo que tenía y quedó cansado? Pero como respondió muy bien, le exige más. El final del cuento es una lesión que podría haber sido prevenida si escuchamos al caballo y si conocemos el único dato que nos mantendrá avanzando.

La respuesta es el grado de esfuerzo realizado, me refiero a cuánto le costó este entrenamiento? Si usted sabe cuánto le costó el entrenamiento de hoy, va a poder planear el próximo en base a las necesidades de cada caballo. Para saber eso medimos la recuperación. Ahora si usted está familiarizado con alguna tecnología como los pulsómetros (medidores de frecuencia cardíaca), puede estar pensando que medir la recuperación es algo que ya hace habitualmente, pero que no ha podido prevenir lesiones musculares o mejorar el rendimiento. Eso se debe a dos motivos: uno, la frecuencia cardíaca está condicionada por varios factores, por ejemplo:

-temperatura y humedad ambiente: cuando una o ambas son elevadas, la frecuencia cardíaca se mantiene elevada aún luego de haber terminado el ejercicio

-dolor: el dolor aunque sea leve, es decir, subclínico, todavía no es manfiesto pero genera un aumento de la frecuencia cardíaca durante el ejercicio y se mantiene elevada aún luego de haber terminado el ejercicio

-temperamento: los caballos nerviosos presentan una frecuencia mayor, y se eleva rápidamente ante situaciones normales.

-deshidratación

El segundo motivo por el cual la medición de la frecuencia cardíaca por sí sola durante la recuperación no le aporta todos los datos, es que habitualmente se hace en un periodo de tiempo muy corto, por ejemplo: 5 minutos luego del ejercicio. Cabe aclarar que los tiempos de recuperación difieren según la disciplina, ya que en deportes aeróbicos es más rápida.

Además la recuperación de la frecuencia cardíaca no le muestra el nivel de esfuerzo realizado por los músculos, que muchas veces es diferente al general. Y si la recuperación cardíaca no es buena, usted realmente no sabe dónde está fallando.

La idea de pensar que exista una herramienta que le permita saber el nivel de esfuerzo, el riesgo de lesión muscular y pulmonar parecería que es soñar despierto, pero no. Existe una herramienta que nos permite conocer estos datos, y de esta manera escuchar al caballo y ajustar el entrenamiento a sus necesidades.

La diferencia entre ganar o perder puede ser una semana. Si medimos al caballo y quedó cansado luego del entrenamiento es señal para que esperemos una semana más antes de pensar en intensificar el trabajo, y esta semana puede ser la diferencia entre tener éxito o no, ya que si seguimos exigiendo nos podemos encontrar con fatiga muscular o lesiones.

Una lesión requiere de un tiempo de sanación y un tiempo de rehabilitación para llegar al mismo estado que tenía cuando se provocó. Este tiempo es el doble que tardó en sanar. Habitualmente decimos que requiere de 3 veces el tiempo de sanación. Y todo esto para llegar a donde estábamos con un riesgo mayor, ya que una vez que se lesiona el tejido queda más débil. Es lógico pensar que lo más económico y lo más efectivo es prevenir la lesión. Y es natural entender una frase que compartió un entrenador conmigo que es: ¨un atleta que no se lesiona, es un atleta que mejora¨. Esto simplemente porque no se detiene y puede seguir avanzando.

Para prevenir lesiones, deberíamos conocer el nivel de esfuerzo realizado en el vareo. Esto lo hacemos midiendo variables propias del animal y ajustando el entrenamiento a cada uno de ellos.

Más información en www.larctest.com

Consultas: info.larctest@gmail.com